Ideas para decorar interiores minimalistas

Escritorio con decoración minimalista de interior

Elimina elementos innecesarios

Aplicando el minimalismo a la decoración tus estancias parecerán más grandes y serán más cómodas y funcionales. No necesitas tener tantos objetos de decoración junto a la televisión, cubrir las paredes con cuadros o tener baldas llenas de libros acumulando polvo. Una decoración minimalista consigue lugares más amplios, espaciosos y limpios.


Menos es más

Utilizando la base del minimalismo tendrás estancias más espaciosas y luminosas al disponer de menos elementos decorativos. Utilizando menos muebles pero más prácticos te ayudarán a tener mayor comodidad. Todo lo que quede a la vista debe tener un orden y estar organizado o, de lo contrario, perderemos la sensación de amplitud y paz. En relación a los colores, utiliza la menor cantidad posible para que tu lugar tenga mayor uniformidad y elegancia.


Muebles funcionales

Olvídate de acumular muebles innecesarios que no aportan absolutamente nada salvo amontonar lo que no utilizas. Incorpora muebles funcionales que te ayudarán a mejorar la comodidad del lugar. Para ello, usa muebles multiusos para ahorrar espacio y con colores neutros y formas geométricas para que encajen en un diseño minimalista.


Colores neutros

El color más utilizado y que no puede faltar en cualquier decoración minimalista es el blanco. Paredes blancas, suelos blancos, muebles blancos… ¡Está por todas partes! A menor cantidad de color, mayor será la percepción de minimalismo aportando un gran atractivo visual. Una estancia completamente de color blanco no tiene por qué ser un lugar más frío y menos acogedor. Eso sí, como consejo personal, te recomiendo que utilices al menos un color para alternar con el blanco. Tampoco tiene que parecer una sala de hospital.


Formas geométricas

La geometría tampoco puede faltar en la base de un diseño minimalista. Eligiendo elementos geométricos mejoraremos en funcionalidad y se adaptarán mejor al espacio disponible. Mesas, espejos o alfombras con formas rectangulares o cuadradas son elementos muy prácticos que nos ayudarán en el proceso de la decoración.


Utiliza plantas naturales

Dale un toque de vida a tus interiores minimalistas utilizando plantas naturales. Con ellas puedes aportar color a cualquier rincón, desde maceteros de suelo y macetas pequeñas para el poyete de la ventana, hasta plantas trepadoras y colgantes. Las más recomendadas por su color, tamaño o cuidados son las orquídeas, hiedras y los cactus y el bambú.


Cuanta más luz, mejor

No todo es luz artificial en interiores minimalistas. Utiliza la mayor cantidad de luz natural posible para iluminar tus estancias. Olvídate de utilizar persianas y cortinas densas y opacas que bloquearán la mayor cantidad de luz natural. En su lugar, usa cortinas finas o estores que ayuden a difuminar la luz sin eliminarla del todo. Otra buena opción es utilizar persianas venecianas y poder elegir la cantidad de luz natural que entra por la ventana.


Orden y organización

Mantener todo organizado y en orden es otro de los puntos clave del minimalismo. De nada sirve estar una semana entera ordenando tu casa si después no vas a mantener una constancia con la organización. En ese caso, estaríamos perdiendo tu tiempo y desaprovechándolo para realizar otras tareas más importantes.

Aunque no lo creas, llevar un orden en tu día a día también te ayudará a mantener el orden en la cabeza. Con ello, tendremos más capacidad para manejar el estrés y los imprevistos, además de mejorar nuestro ánimo.


Blanco y negro

Como te he aconsejado anteriormente, en estancias completamente blancas debes incluir al menos un color con el que complementar al blanco. Un color que nunca falla es el negro, aportando contraste y equilibrio al diseño minimalista. Otro clásico es utilizar diferentes tonalidades de negro, incluyendo grises oscuros y claros. Como apunte, te recomiendo el uso de vinilos sobre paredes o superficies blancas, aportando originalidad y carácter al lugar.


Mezcla texturas y materiales

¿Pensabas que no se podían utilizar diferentes texturas y materiales en interiores minimalistas? ¡Pues estabas equivocado! Siempre y cuando mantengas el estilo utilizando colores neutros o el color elegido para contrastar con el blanco, podrás mezclarlos sin ningún problema. Materiales como el cristal, la madera o el ladrillo y texturas como la lana, el textil o la piedra, aportarán originalidad y calidez al lugar.


Lámparas de pie

Si los maceteros de suelo no son lo tuyo y quieres aprovechar alguna esquina o recoveco para mejorar tu diseño de interior, una buena opción son las lámparas de pie. Cuanto más sencilla y práctica sea mejor. Recuerda que sea de color neutro y con forma geométrica para acompañar al estilo minimalista. Además, aportará un toque de luz que puedes necesitar allí donde la luz natural no llega.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.